Cincuenta once eventos deportivos
Eventos 50/11

Noticias

Inicio » Productos, Tienda

¿Cómo limpiar una Camelbak?

Por el Lunes, 19 septiembre 20113 comentarios

¿Qué hacer cuando el agua de nuestra Camelbak® comienza a saber a todo menos agua?

Llega un momento en la vida de toda Camelbak® que las propiedades antisépticas del material azul transparente del depósito se pierden. Esto es debido a varios motivos, aunque el más claro es el agua. El agua es un caldo de cultivo para hongos y moho, y en un sitio cerrado, sin luz y relativamente fresco como es el interior de una mochila todavía lo es más.

Así que es inevitable que de vez en cuando se nos cuele algún intruso en nuestro depósito, parasite y se multiplique, y especialmente cuando lo rellenamos en una fuente natural, arroyo, río o algún caño que nos encontramos en ruta y después no secamos la bolsa.
Conviene conocer la zona o las fuentes donde se rellenan tanto los bidones como la Camelbak®, puede que haya alguna fuente o caño no potable, para eso es siempre conveniente preguntar a la gente de la zona.

Por eso es normal que, al cabo de algún tiempo se hayan formado pequeñas manchas oscuras tanto en el depósito como en boquilla o el tubo que comunica boquilla con depósito.

Cuando eso ocurra que sepáis que Camelbak® vende kits completos de limpieza específicos para su marca. El kit incluye:

Un cepillo para el tubo;
Un cepillo para el deposito;
Dos brazos para secado;
Dos tabletas efervescentes de limpieza y
Una percha para colgar y secar el depósito y el tubo.

Lo primero es vaciar el depósito de agua. Luego hay que separar el tubo de la boquilla y del depósito. Con agua caliente aclarar los cepillos y, limpiar tubo y depósito asegurándonos que desaparecen todos los puntos o manchas negras, que es lo que causa el mal sabor de agua.

Una vez que se han lavado ambas partes de la Camelbak® conectar el tubo en el orificio de salida del depósito para poder llenarlo con agua.
Una vez lleno, introducir la tableta y esperar a que se disuelva y haga su efecto durante cinco minutos.

Vaciar la bolsa de agua y aclarar. Observaremos que la pastilla ha teñido el agua de un color azul claro y que huele como a cloro o desinfectante. Después del aclarado, dejar la apertura abierta ayudándonos de los brazos azules que permitirá una circulación del aire mayor, con lo que el interior de la bolsa se secará antes. Atención, estos brazos secadores (Arm Dryers) sólo son compatibles con depósitos de Camelbak posteriores a 2011. Por lo tanto si vuestro depósito es antiguo os recomendamos que lo sequéis con un trapo limpio y seco.

Ahora sólo queda dejar que se seque solo y ya tendremos nuestra Camelbak preparada y libre de desagradables sabores. Para ello hay que conectar la percha amarilla al orificio de salida del depósito y colocar el tubo en el enganche que existe en la percha para tal propósito. Todo a presión. Una vez que todo esté seco, ya podemos volver a montarlo y notaremos la diferencia desde el primer trago de agua.

Esperamos que esta entrada os sirva de ayuda.

3 comentarios»

  • Arturo dice:

    Hola, después de esta limpieza también explicada, es muy recomendable guardar la bolsa y el tubo en el congelador hasta una nueva utilización , así evitamos posibles “inquilinos” no deseados en nuestra bolsa y manchas negras.

  • 5011cion(author) dice:

    Gracias Arturo. No conociamos este truco.

  • Aliciane dice:

    this is a great post to check out.http://www.planosodontologicos.org

Deja tu respuesta!

Añade tu comentario a contiuación, o haz un trackback desde tu sitio. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Se enrollado, manten el sitio limipio, mantén tu opinión sobre el tema y no hagas spam. Gracias.

Puedes usar estos tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio reconoce automáticamente tu GRAVATAR. Para conseguir tu propio gravatar, debes ir a la página de gravatar.